• EquilibrioDigital

Presentan Demanda de Juicio Político contra Comisionado de Derechos Humanos de Quintana Roo



El documento fue presentado por María Antonia Contreras Tino a la Oficialía de Partes del Congreso del Estado el pasado 11 de diciembre


Chetumal.- Una extrabajadora del Centro de Atención a Víctimas en Cancún presentó una demanda de juicio político contra el presidente de la Comisión de los Derechos Humanos de Quintana Roo, Marco Antonio Tóh Euán, a quien acusa de violación a la ley para prevenir, atender y eliminar la discriminación en el Estado. El documento fue presentado por María Antonia Contreras Tino a la Oficialía de Partes del Congreso del Estado el pasado 11 de diciembre, dirigido a la presidenta de la Comisión de Justicia de la XVI Legislatura, diputada Lili Campos Miranda, y en él indica que fue trabajadora de la Cdheqroo del 16 de mayo del 2019 al 15 de octubre del 2020, y que fue objeto de acoso y hostigamiento laboral para que firmara su renuncia.

Relata la quejosa que desde el 22 de noviembre del año pasado comenzó a tener diferencias con una de las coordinadoras de la institución, lo que derivó en una serie de acosos y hostigamientos de su jefa superior, Liliana Cruz Figueroa.

Agregó que en marzo pasado se les notificó que debido a la pandemia del Covid-19 realizaran trabajos desde casa, pero a pesar de que se encuentra dentro de los grupos vulnerables al padecer hepatitis B, fue obligada a realizar trabajos presenciales al solicitarle informes y reportes de documentos localizados en oficina, hasta en días y horarios no laborales.



Señaló que el 29 de septiembre Omega Istar Ponce Palomeque le pidió la renuncia a su plaza porque iban a contratar personas de otros estados y porque no tenían recursos para cubrir una liquidación; y ofrecerle a cambio un contrato laboral, pese a que ella planteó que necesitaba el servicio médico debido a su enfermedad, prestación que perdería.

Entonces señala que le dijeron “que el presidente de la comisión de los derechos humanos le había dado esa encomienda de quitarme la plaza y pasarme a la modalidad de contrato, en agradecimiento por haber sido de las primeras en integrarme al centro de atención de víctimas”.

Dijo que fue a base de presiones constantes que la obligaron a firmar, a puerta cerrada, y bajo afectación emocional.

A pesar de lo anterior, hasta la fecha no ha recibido el supuesto contrato que le prometieron ni tampoco le han cubierto una liquidación, en violación a sus derechos laborales elementales

2 vistas0 comentarios